PUBLICIDAD Billboard

Suzucati, la última locura de Roland Sands

La Suzucati nació en el taller de Roland Sands después de haberse pasado un tiempo dentro de un trailer, en la trastienda del preparador de Los Alamitos (Los Ángeles), entre neumáticos viejos y otra chatarra.

PUBLICIDAD Content_1

Su origen es una Ducati 999, que tras un duro accidente y con tan sólo 3.000 millas en su haber fue a parar a la guarida de Sands y sus muchachos. Allí, y tras un ‘brainstorming’, fue prácticamente desguazada y mezclada con los restos de una Suzuki, además de otras muchas piezas de cosecha propia. El resultado no puede ser más espectacular, y dado su extravagante origen, el nombre le va perfecto: Suzucati.

Unos detalles de acabado muy ‘apocalíptico’ y los apropiados ‘graffitti’ consiguen un aspecto digno del último film de ‘Mad Max’.

Deja un comentario