PUBLICIDAD Billboard

Siete millones de multas de tráfico directas a la basura

Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha detectado graves fallos en la publicación de las multas de tráfico en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA). Estas irregularidades afectan a todas las multas notificadas por edictos en el último año, tanto por la DGT, como por el Gobierno Vasco y el Servei Catalá de Tránsit y finalmente por 1.152 ayuntamientos, entre los que se encuentran las capitales de provincia más importantes.

PUBLICIDAD Mobile_Pos2

Para todos aquellos que lo desconozcan el TESTRA es una página de Internet desde donde cualquier ciudadano o empresa puede consultar las notificaciones de multas que no le han podido entregar en casa. Tiene carácter legal y es el medio oficial de publicación de los procedimientos sancionadores de Tráfico. La Dirección General de Tráfico (DGT) es el órgano gestor de todo lo que se publica mediante el empleo de los sistemas de firma electrónica.

Pues bien, según AEA “todas las notificaciones de multas realizadas en el último año a través del TESTRA son ineficaces e inválidas porque no cumplen la normativa que regula la notificación de las multas por edictos, en los casos de que no hubieran podido ser entregadas personalmente a los interesados”.

De esta forma, unas aproximadamente siete millones de multas son inválidas y no están en obligatoriedad de pagarse debido a que no consta en los edictos la fecha en que fueron publicados. Y es que ese es precisamente el error principal en la emisión de las multas. Las diferentes administraciones se han olvidado de poner la fecha en la que el anuncio está publicado, tanto en su cabecera como en cada una de las páginas del edicto (tal y como establece el Art. 6 de la Orden INT/3022/2010, de 23 de noviembre, por la que se regula el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico), lo cual impide realizar el computo de los plazos legales, bien para pagar con descuento o bien para recurrir.

En resumen, todos los afectados pueden oponerse al pago de la multa ya que la notificación previa no se ha realizado correctamente.

PUBLICIDAD Mobile_Pos3

Ahora, cuatro años más tarde, AEA descubre una nueva irregularidad y es que en los edictos se han olvidado poner la fecha en que se publican, con lo que los cómputos para poder pagar o recurrir resultan irrealizables y no se sabe ni tan siquiera en qué fecha se han publicado.

Deja un comentario