PUBLICIDAD Billboard

Probamos las nuevas Honda CB 500 F y CBR 500 R

El permiso A2 no tiene porqué ser aburrido, ni todas las motos de 35 kW (47 CV) que pueden conducirse con esta licencia deben de ser necesariamente puros medios de transporte. En Honda han entendido que hay muchos moteros noveles que no quieren renunciar a tener una moto atractiva y divertida, y al mismo tiempo, que sea económica, tanto a lo que concierne al consumo como al mantenimiento.Ésta sería la filosofía de las nuevas CB 500 F, una naked inspirada en la CB 1000 R, y de la CBR 500 R, una deportiva que a su vez toma el diseño de la poderosa CBR 1000 RR. Las CB y CBR (falta por presentarse el modelo X, una trail asfáltica al estilo de la NC 700 X) son las hermanas divertidas de las NC 700 / Integra.

PUBLICIDAD Content_1

Ambas comparten los mismos elementos mecánicos, tanto de parte ciclo como de motor, y tan solo se diferencian en las fibras y en la posición de conducción, debido a que el manillar de la CBR es más bajo y estrecho. Esta última dispone de ABS de serie, mientras que en la naked este elemento es opcional. El motor es un bicilíndrico en paralelo totalmente nuevo y muy compacto, con un consumo muy bajo y un funcionamiento muy suave, que a diferencia del tranquilo twin de las NC 700 sube de vueltas con alegría, más allá de las 8.500 rpm.

Ambas motos son muy compactas de medidas, estrechas y con el asiento situado a poca altura para que cualquiera llegue sin problemas al suelo. Su comportamiento es muy noble y ágil, e inspiran mucha confianza. Ideales para novatos que quieran acceder a su primera moto 'grande', o para aquellos que tuvieron moto hace años y que desean volver a montar en una.

Aprovechando el lanzamiento de estos modelos Honda ha creado la Honda Junior Cup, que se correrá en 8 pruebas del Mundial de MotoGP con una CBR 500 R preparada para circuito.

En el próximo Solo Moto tendréis una amplia prueba de los dos modelos -incluso en circuito con la CBR- y todas las fotos.

Deja un comentario