PUBLICIDAD Billboard

Nuevas Honda CB500F, CB500X y CBR500R… en EICMA

Los poseedores del carné A2 –hasta 48 CV-, están de suerte porque la marca del ala dorada acaba de presentar las CB500F –naked-, CBR500R –la deportiva con carenado integral- y CB500X –la trail asfáltica-, que se posicionan justo por debajo de las exitosas NC700.

PUBLICIDAD Content_1

Su motor es un nuevo bicilíndrico en línea transversal de 497 cc, -LC, 8V, DOHC, PGM-FI-, con los cilindros verticales, de 48 CV, para las que Honda asegura un consumo de 27 km/l, lo que unido a su depósito de 15,7 litros permite una autonomía de más de 400 km.

Estas tres CB también siguen el concepto modular iniciado con las NC700, ya que comparten chasis, basculante de acero, suspensiones, llantas, neumáticos, frenos, motor, escape, grupos ópticos, instrumentación, guardabarros anterior y una gran parte de sus componentes. Equipan un chasis monocuna central de acero, una horquilla convencional sin reglajes, un monoamortiguador trasero apoyado en unas bieletas del sistema Pro-Link, un disco lobulado delantero con pinza Nissin de dos pistones y otro trasero del mismo tipo. El ABS es opcional –de serie en la CB500X-, y el modelo estándar vendrá equipado con frenada combinada –la nueva política de Honda para reducir costes y seguir ofreciendo sistemas de frenada más seguros de lo normal-.

En cuanto a la supersport, la CBR600RR,  recibe nuevo carenado con mejor aerodinámica y estética diferente, nuevas suspensiones -Showa BPF invertida de 41 mm- y nuevos mapeados en la inyección electrónica, para mejorar su manejabilidad en la calle. Se mantienen prácticamente la gran mayoría de elementos, como el motor, instrumentación, asiento, basculante, frenos y parte del chasis, y se ha evitado añadir electrónica sofisticada como un ride by wire, control de tracción o mapas de potencia, que encarecerían el precio final. El chasis ha sido aligerado para un mejor centrado de masas aunque su estructura es la misma. También equipa unas nuevas llantas de aleación de 12 brazos más ligeras. Se ofrece en colores HRC, en negro y en colores Repsol.

La penúltima novedad es el megascooter NSS Forza, que se renueva en su práctica totalidad. Recibe nuevos plásticos, faros, piloto posterior, parrilla portapaquetes, pantalla derivabrisas de mayor altura, asiento de mayor espumado, silencioso de escape igual que el del Scoopy 300, llantas más ligeras, ergonomía revisada y retoques en su parte ciclo. Y su motor es ahora el conocido monocilíndrico del Scoopy 300 –LC, 4V, SOHC- de 279cc -72 x 68,5 mm-. 

Deja un comentario