PUBLICIDAD Billboard

¿Marc, Dani, me dejáis vuestra moto?

Todavía tengo las manos ‘tontas’. Me acabo de bajar de la moto. No me tiemblan las piernas, me tiembla el alma. Olvídate de cuaquier moto de calle que hayas probado, por muy superbike que sea. Aunque sea matriculable, la RC213V-S es una MotoGP de calle, desde que te subes a ella hasta que te bajas. No exageramos. ¿Si vale los 188.000 euros que cuesta? Si yo los tuviera, después de probarla, me la compraba.

PUBLICIDAD Content_1

No nos vamos a enrollar, para eso tendrás un extensa prueba en el próximo número de Solo Moto. Sí os avanzaremos que se trata de la moto más alucinante que jamás ha pasado por nuestras manos. En 2006 tuve la suerte de probar la moto de Nicky Hayden en el mismo escenario tras proclamarse campeón del mundo y la esencia sigue intacta. Su reducido peso, la distribución del mismo y una parte ciclo como ninguna la convierte en una moto fácil, rápida y divertida desde la segunda curva, porque en la primera no te lo crees lo bien que va, alucinante.

Después de comer nos llegó el turno de subirnos a la unidad con kit, que sube la potencia de los 159  CV de la standard a 215 CV y reduce el peso hasta los 155 kilos. Haced vosotros mismos el cálculo de la relación peso/potencia. A partir de aquí será lo más cerca que estarás de una MotoGP acompañado de un sonido embriagador, una potencia aplastante pero dosificable y un chasis y suspensiones de ensueño. De hecho prácticamente se trata de la moto de Nicky Hayden de la pasada temporada. Y os podemos asegurar que si la probáis, después la vida ya no volverá a ser lo mismo.

Marc, Dani, gracias por dejarme ‘vuestra moto’ porque hasta que no me toque ‘La Primi’ seguiré viviendo del recuerdo de este inolvidable día. Porque probar una MotoGP de calle de 188.000 y 200.000 la versión con kit no pasa todos los días, ni todos los años ni probablemente en toda la vida.

Aquí os dejamos con otro video de la moto al ralentí.

 

PUBLICIDAD Content_2

Deja un comentario