PUBLICIDAD Billboard

Gilera SuperSport 600, la deportiva italiana con corazón nipón

Seguramente la Gilera SuperSport 600 no te suena de nada, pero lo que sí es seguro es que es una moto con gancho, a pesar de tener 20 años a cuestas…

PUBLICIDAD Content_1

Recién estrenado el siglo XXI parecía que Piaggio le iba a dar alas a su marca Gilera, hoy tristemente desaparecida, con una nueva moto superdeportiva de altos vuelos.

Gilera siempre se caracterizó por sus diseños deportivos, como la Gilera CX 125, o las Gilera KZ y KK 125, o la Gilera Crono.

Y es que en 2001 presentaron un proyecto de modelo supersport, denominado, cómo no, Supersport 600, un nombre acorde con su espíritu.

Tremendamente atractiva tenía un carenado integral con un doble faro rasgado y una toma de aire central de forma triangular para alimentar el airbox.

La Gilera SuperSport 600 fue solamente un prototipo, y realmente muy atractivo

Sí, ya os habréis dado cuenta que esta peculiar toma de aire central os resulta familiar, y es que en 2004 pasaría a formar parte del frontal de la nueva Aprilia RSV 1000.

La instrumentación se reducía a una única esfera analógica, que incluía velocímetro y tacómetro concéntricos, con una pequeña pantalla LCD en su parte inferior.

Gilera SuperSport 600
Los semimanillares estaban bajo la tija y la instrumentación era una esfera analógica.

En su parte ciclo tenía un chasis doble viga de aluminio, una horquilla invertida (la primera moto en equiparla), monoamortiguador posterior Sachs, pinzas de freno Brembo, doble disco delantero de 320 mm y llantas de aleación de 17”.

En cuanto al motor, curiosamente, no era del grupo Piaggio sino que su origen era… ¡Suzuki!

PUBLICIDAD Content_2
Gilera SuperSport 600
Era una supersport muy atractiva y ligera.

Y es que equipaba un motor tetracilíndrico en línea transversal proveniente de la Suzuki GSX-R 600 -4T, LC, 16V, DOHC-, con inyección electrónica y que entregaba 116 CV.

Una cifra excelente teniendo en cuenta que el peso total de esta Gilera SuperSport 600 era de tan solo 162 kg. Ello fue gracias al empleo de titanio, llantas forjadas y a componentes muy aligerados. Tristemente nunca pasó a la producción en serie.

Gilera SuperSport 600
Su motor era el de una Suzuki GSX-R 600 con 116 CV.

Deja un comentario