PUBLICIDAD Billboard

El riesgo de picarse

Es el caso de este motorista, que con razón o sin ella (porque no sabemos qué había pasado antes) se pone al lado del coche a increpar al conductor.

PUBLICIDAD Content_1

El final lo podéis ver vosotros mismos, pero lo que está claro es que no se puede apartar la vista del asfalto ni un segundo.

Deja un comentario