PUBLICIDAD Billboard

El motor de la K100 se inspiró en un coche

La veterana BMW K100 de cuatro cilindros en línea longitudinal, con los cilindros acostados en la horizontal, fue toda una revolución para la marca y para el mundo de la moto. Presentada oficialmente en septiembre de 1983, la idea comenzó a trabajarse en 1977, cuando Josef Fritzenwenger y Stefan Pachernegg pensaron en el motor del automóvil Peugeot 104 como el propulsor para su nueva moto. BMW necesitaba renovarse y lanzar un motor complementario a su sempiterno boxer. Debía ser un motor nunca visto en una moto. El Peugeot 104 tenía un motor cuyos cilindros estaban colocados prácticamente en horizontal –a 72º–, estaba refrigerado por líquido y era muy compacto. Tenía 954 cc, estaba fabricado en aluminio, tenía simple árbol de levas en culata –movido por cadena– y se le conocía como PSA X. El primer prototipo de la K100 prácticamente montó un motor de Peugeot 104 como bancada de demostración. Y funcionó. Y el resto ya lo conocéis.

Deja un comentario