PUBLICIDAD Billboard

El bueno, el rápido y el listo de Moto3 ¿Adivinas quién es quién?

De las 42 posiciones de podio que se han repartido a lo largo de estas carreras, sólo en seis ocasiones alguien además de ellos ha ocupado un puesto en el cajón. Los hemos visto correr en todo tipo de circuitos y en todo tipo de circunstancias. Nos los tenemos “muy aprendidos”, es decir, cómo cada uno de ellos gestiona las carreras y cuáles son sus puntos fuertes y los menos fuertes.

PUBLICIDAD Content_1

De Luis Salom me atrevo a decir que de los tres no es el más rápido. Es más, diría que es el que menos del trío, pero en cambio sí el más… digamos que listo. Es el que mejor sabe gestionar los finales de carrera, el que tiene mejor visión de lo que está pasando a su alrededor y, sobre todo, el mejor administrar las fuerzas y los recursos.

En cuanto a Alex Rins, estamos ante el que es “el bueno de verdad”. Es al que parece que todo le sale fácil, con naturalidad. Su talón de Aquiles es obviamente su inexperiencia, pero está demostrando que aprende a marchas forzadas. En la primera parte de la temporada su táctica de carrera era hacer el mayor número de vueltas posibles en cabeza marcando el ritmo. Pero, como él mismo explicó, en Assen se da cuenta que está equivocado, que el desgaste no es el camino. Una carrera después, en Alemania hace la carrera detrás, al acecho, y le gana la partida a Salom en la última vuelta. Sí, en el trío de Moto3, Rins es el talento .

Y llegamos a Viñales… el rápido, el más rápido de los tres. Pero como la historia se ha cansado de demostrar, ser el más rápido en un mundo de rápidos no es suficiente. Maverick además viene transmitiendo la sensación de estar corriendo con miedo de equivocarse, especialmente cuando las carreras llegan a su fase decisiva. El otrora agresivo e incisivo Viñales se ha convertido en un “asegurador de puntos”… y es un papel en el que se le ve claramente incómodo, inseguro… ¡¿ Quién me ha cambiado a Maverick?!

Deja un comentario