PUBLICIDAD Billboard

Dakar alternativo: Relax

San Juan está marcada por su historia en la que dos terremotos forman parte de la misma. Aquí se vive de la agricultura y la minería, además de que en los últimos tiempos también producen buen vino.

PUBLICIDAD Content_1

A la llegada a la ciudad me instalé en un modesto pero cogedor hotel que se llama “El Mendoncito” en el que por 140 pesos, apenas 15 euros, tengo una habitación que da a un patio exterior y por la noche me dejan guardar la Adventure dentro del salón.

El lunes lo dediqué a escribir en el hotel y me escapé a ver el paso de la caravana de la carrera después de hacer una pista de off road. La verdad es que la Adventure me sigue sorprendiendo. Tuve la oportunidad de descubrir sus entrañas en una vuelta a España que improvisé el año pasado. Pero es a más de 10.000 kilómetros de casa cuando verdaderamente valoras aspectos como la electrónica aplicada con sentido común.

Por la tarde me pasé por el campamento del Dakar instalado, como en San Luis, en un autódromo. Y de vuelta no pude evitar poner a la Adventure en solfa, lavarle la cara y tensar la cadena. Los chavales del “motolavado” (por llamarlo del alguna manera) alucinan con la KTM. Y por 30 pesos, unos 3 euros, entre todos dejamos la moto inmaculada. De vuelta al hotel escribo estas líneas y compruebo como siendo un día de relax, he recorrido 288 kilómetros.

Mañana me voy a Chilecito muy prontito. Al final ha sido un día relajado y bien aprovechado. Pero me invade la sensación de que tengo que volver a la ruta para perseguir mi objetivo: viajar, descubrir, seguir el Dakar. Rodar y escribir. Escribir y rodar. Y si todo va bien así será hasta llegar a Valparaiso (Chile) pero antes de eso, tengo que pasar por Bolivia entre otros muchos lugares fantásticos.

Rodar y escribir. Escribir y rodar. Por el momento, se acabó el relax…

Deja un comentario