PUBLICIDAD Billboard

Dakar 2014: En Zonda, a 40 grados, sudando la camiseta

Hoy, a las nueve de la mañana, la temperatura ya rondaba los 25 grados y el sol 'arreaba' de lo lindo. Aquí, la calor viene potenciada por la localización del lugar, que es como una caldera, ya que las montañas que rodean el Autódromo de la Zonda colaboran al 'efecto horno'.

PUBLICIDAD Content_1

Eso no es lo peor, han dicho que recemos para que no sople viento, puesto que el Zonda es una corriente de aire caliente, extremadamente caliente, que puede alcanzar rachas de 100 km/h. Hace dos años, cuando el Dakar pasó por aquí, varias tiendas de campaña y carpas de equipos aparecieron a centenares de metros de su ubicación natural.

Durante la larga jornada en la sala de prensa, esperando los resultados y luego escribiendo las notas de prensa y la crónica de la carrera, iba hidratándome para no acabar mareado. Llevo acumulados hoy unos tres litros de bebida, la mayoría caliente, porque no hay neveras. Y si las hubiera, no daría tiempo a enfriar…

He hecho caso a un médico de la organización, buen amigo, que me recomendó una serie de vitaminas cada día. Eso y algún ibuprofeno por si la espalda da un aviso, es lo mejor.

Los pilotos hoy han terminado lejos de donde estamos nosotros y no hemos tenido contacto directo con ellos, pero he quedado asombrado de la gran actuación de Joan Barreda, de Laia Sanz y también del novato Txomin Arana, que es el segundo mejor debutante en la carrera.

Laia hubiera terminado más adelante si no hubiera sido porque se le ha soltado el soporte del Iritrack. Laia no me sorprende sólo a mi, que llevo casi 20 años siguiéndola. El gran jefe del TEAM HRC, el japonés Katsumi Yamazaki comentaba, con una sonrisa irónica que en esta etapa lo había hecho mucho mejor que muchos de sus pilotos oficiales. Y eso no se puede rebatir, es un dato más que objetivo.

Seguiremos.

Deja un comentario