PUBLICIDAD Billboard

Dakar 2014: Dejamos el vivac de arena… Lo cambiamos por hierba

Ayer, nuestra compañera de El País, Nadia Tronchoni se encontró una gran araña en la tienda de campaña y ya no durmió tranquila en toda la noche. Hoy he sido yo quién me he topado con otro arácnido en plena sala de prensa…

PUBLICIDAD Content_1

La primera noticia de la carrera del día ha sido que han recortado la especial unos 100 kilómetros, y la segunda, que el campeón del Mundo se ha salvado del incendio que ha afectado a su Honda. El equipo que empezó fuerte con tres victorias de etapa ya lleva dos abandonos consecutivos, aunque ello no mina la moral del equipo, que sigue trabajando duro. Sin ir más lejos, ayer, tras la etapa maratón, los mecánicos estuvieron más de 8 horas arreglando las motos del TEAM HRC. A las 3 y media me despertaron con un golpe de gas de la CRF450 RALLY.

También estuvieron toda la noche trabajando en sus motos los del equipo JVO y Gas Gas, aunque tuvieron tiempo para celebrar el aniversario de Jorge Velayos, el patrón de uno de los equipos que más motos trae a este Dakar.

Ayer pasé un mal rato. Tras terminar todo el trabajo le pedí a uno de los fisios del equipo oficial TEAM HRC, el islandés Joikeff Sveinbjörnsson, que si me podía “arreglar” la espalda, ya que hacía algún día me estaba provocando pequeños dolores, probablemente por las malas posturas de trabajo. Joikeff me crujió bien crujido, desde el cuello hasta las piernas, y hoy quiere que repita. No sé, no sé…

Como decía, era medianoche cuando me dediqué a pasear un poco por el vivac y comprobé lo cansadísimos que llegan los pilotos y el mérito que tienen los equipos con menos medios, con mecánicos que trabajan toda la noche para que el piloto pueda volver a subirse con garantías antes de que salga el sol.

Hoy, Joan Pedrero ha sido el primero en arrancar, y lo ha hecho a las 04:45. El ilerdense Enric Martí tomaba la salida a las 6 de la mañana un tanto desorientado: “he dormido una hora”, se excusaba ante el comisario de la salida, a quien un poco más atropella. Son cosas del Dakar…

Deja un comentario